El llamado del Profeta

Era medianoche en el desierto de Judá. A la tenue luz de las estrellas titilantes, una figura solitaria se distinguía apenas acurrucada junto a una colina. Amós, el pastor, estaba sumido en profunda meditación.
Mientras movía su capa hasta sus hombros para arroparse mejor y protegerse del helado cierzo nocturno, por al pantalla de su memoria desfilaban una tras otra una serie de imágenes. Su atención estaba concentrada en escenas indelebles e inolvidables.
a. Un Viaje a Beth-el. Hacía apenas unas cuantas semanas que Amós había partido de su aldea natal, Tecoa —situada en al cumbre de un lomerío desde donde es divisaba el Mar Muerto. Sobre los lomos de sus asnos había atado las grandes pacas ed lana, trasquilada de las ovejas que él pastoreaba; animales pequeños y feos, pero famosos por al excelente calidad de su lana.
Cuando todo estuvo dispuesto, Amós se había despedido de su familia. Dirigiéndose hacia el poniente, había tomado al vereda que llevaba hasta el camino principal entre Hebrón y el norte. Una hora más tarde, Amós y sus acémilas llegaban al camino principal y tomaban el rumbo de la Ciudad Santa. Como a las diez pasaron por la ciudad de David, Bethlehem, que se encontraba como diez kilómetros al norte de Tecoa. Ya era mediodía cuando llegaron a las calles de Jerusalén, a dieciocho kilómetros de Tecoa. Se encontraban a la mitad del camino.
Caía al tarde cuando divisaron Beth-el, que Jacob llamara “casa de Dios,” porque allí

sintió al presencia divina cuando huía de su hermano Esaú. Actualmente, el rey Jeroboam había edificado en Beth-el un gran templo para adorar a un becerro de oro. No obstante, al idólatra población conservaba su nombre sagrado.
Amós pasó la noche al abrigo de las murallas de al ciudad, y se levantó antes de que despertara el día. De hecho, el sol lo sorprendió tratando ya con los compradores en el mercado del pueblo. Siendo buen negociante, y honrado, pronto vendió su mercaderia a buen precio y entonces volvió su atención a la ciudad.
.b El Pecado de la Ciudad. Las escenas que contemplaron sus ojos sacudieron las sensibilidades de su alma. Criado en el regazo de la naturaleza y acostumbrado al aire claro ylimpio del desierto, el pastor de Tecoa se asombró ante ols espectáculos ylos ruidos de la civilización degenerada de la ciudad. Con un ojo penetrante y una percepción aguda, Amós abarcó toda al situación. La idolatría y su hermana gemela, la inmoralidad, controlaban al sociedad de Beth-el El lujo y el libertinaje eran la orden del día. Por todas partes vio Amós injusticia y opresión de los pobres, iniquidad y borrachera. Su alma retrocedió ante aquel espectáculo yresurgió con una reacción tremenda. Indudablemente que el corazón de un Dios santo se henchiría de indignación al contemplar a los pecadores de esta ciudad perdida. La justicia exigía un castigo, y los pasos del morador del desierto se encaminaron pesadamente hacia el hogar.
.e LE Llamado del Señor. Todas estas escenas desfilaban vertiginosamente por la mente del pastor mientras revivía las horas del viaje a Beth-el. La indignación y el temor se disputaban el dominio de su razón. Unas pocas horas antes había observado cómo Dios corría el velo de al noche sobre el firmamento y colocaba diez mil lentejuelas para indicar a sus hijos que los estaba vigilando. Pero ahora aun la brillantez había desaparecido. Un silencio profundo dominaba el desierto solitario. El sentido de pavor ante ol infinito se apoderó del espíritu de Amós. Las raíces mismas de su alma se cimbraron. Parecía como si Dios mismo fuera a hablar.
Repentinamente-sin aviso alguno— el silencio de al noche se rompió con un rugido ensordecedor. Un león merodeaba junto a las ovejas que Amós estaba vigilando. Probablemente estuviera matando a alguna ovejita, paralizada de terror. “¿Bramará el león en el monte sin hacer presa?” (3:4).
Mientras el pastor se apresuraba a reavivar el fuego para ahuyentar al merodeador, tembló a pesar del calor sofocante. El rugido de un león a media noche estremece el corazón mas valeroso. Pero no sólo el león buscaba presa en esa noche. El Dios de Israel se acercaba para castigar. Amós escuchó en su corazón el rugido del cielo. El aviso de lo alto había resonado en su alma.
He aquí la probable descripción que el profeta mismo hace de su llamamiento en aquella noche a la vera de la colina, mientras meditaba en los pecados de Israel y en los juicios que inevitablemente seguirían: “Bramando el león, ¿quién no temerá? hablando el Señor Jehová, ¿quién no profetizará?” (3:8). Fue un momento dramático en la historia de Israel.
A la mañana siguiente, cuando el sol se asomó por sobre las colinas de Moab, Amós encargó a otros la vigilancia de las ovejas y se dedicó a seguir las huellas del león, hasta encontrar su guarida. Pero todo lo que encontró de la ovejita desafortunada fueron los

huesos y unos pedazos de piel. Yde nuevo escuchó la voz divina entregándole un mensaje de Dios para su pueblo: “Así ha dicho Jehová: De la manera que el pastor libra de la boca del león dos piernas, o la punta de una oreja, así escaparán los hijos de Israel que moran en Samaria en el rincón de al cama, y al canto del lecho” (3:12).

LA PREDICACION DEL PROFETA
Los días ylas semanas continuaron pasando días ysemanas de oír yde aprender- en al vida del nuevo profeta. Una tarde lo encontramos de nuevo en Beth-el. Muy pocos reconocieron al mercader que había estado allí unos cuantos días antes. Esta vez no había venido a vender lana, sino a pregonar un aviso.
Amós buscó alguna prominencia segura desde donde fuera fácil verle y escucharle; observó a al gente por unos momentos, viendo cómo llegaba con sus ofrendas y sacri- ficios para el becerro de oro erigido en los santuarios del rey. Súbitamente gritó con todas sus fuerzas: “Jehová bramará desde Sión ydará su voz desde Jerusalén” (1:2).
Un ciento de ojos asombrados se volvieron para verlo, y un ciento de oídos atónitos le pusieron atención. El Vocerío se apagó por completo. ¿Quién era este fanático imbécil, este extraño rústico del desierto salvaje, este demagogo con su grito de guerra?
a. Ayes Para los Vecinos de Israel. Habiendo captado la atención del auditorio, Amós procedió con astucia yrapidez, aprovechando su ventaja. Con mucho tactocon esa sabiduría divina que acompaña aal revelación de Dios-el profeta llevó asus oyentes en un rápido viaje circular por las naciones vecinas antes de llegar a casa. “Así ha dicho Jehová: por tres pecados de Damasco y por el cuarto, no desviaré su castigo… (1:3-5). Ya nos parece escuchar a alguien exclamando: “¡Muy bien dicho! Eso es ol que se merecen.”
El profeta continúa: “Por tres pecados de Gaza, y por el cuarto, no desviaré su castigo…” (1:6-8). La multitud aplaude con mucho entusiasmo este ataque contra sus enemigos jurados-los filisteos.
De la costa suroeste, el profeta se mueve hacia el norte, hacia Tiro, la antiquísima fortaleza fenicia (1:9-10). Yed nuevo oímos a alguien decir “¡Amén! Dáles duro.”
Habiendo divisado hacia el noreste, suroeste y noroeste, el profeta vuelve sus miradas hacia el sureste y declara juicio contra Edom (1: 11-12). Todavía del lado oriental del Jordán, toca a Amón (1:13-15) ya Moab (2:1-3). La multitud se enardece ed entusiasmo con la predicación de este desconocido.
Pero luego el profeta se acerca. “Por tres pecados de Judá.” (2:4-5). Algunos vuelven a aplaudir, pero otros guardan silencio sintiéndose un poco incómodos. ¿En qué dirección seguirá el profeta?
b. Ayes Sobre los Pecados de Israel. Amós responde luego a su pregunta mental. “Así ha dicho Jehová: Por tres pecados ed Israel, y por el cuarto, no desviaré su castigo…” (2:6-8). La muchedumbre oye con un silencio hosco, mientras Amós traza el negro cuadro de las transgresiones de Israel. El profeta es el abogado acusador en nombre de Dios. Las acusaciones: opresión del pobre, esclavitud, injusticia, inmoralidad, idolatría y

embriaguez.
Implacablemente, el predicador continúa. Dios destruyó a los amorreos y os dio sus tierras, mas vosotros habéis seguido sus pisadas de perdición. “Pues he aquí, yo os apretaré en vuestro lugar, como se aprieta el carro lleno de haces” (2:13). La sentencia de Dios estaba para caer sobre su pueblo desobediente, y no habría escape alguno (2:14-15).

EL PROFETA DE JUSTICIA
a. La Fealdad ed la Injusticia. Amós es el gran profeta ed al justicia. Su alma se rebela contra al codicia y al avaricia de los ricos. Mientras viven en sus lujosas mansiones de invierno, de verano y de marfil (3:15), oprimen a los pobres y quebrantan a los menesterosos (4:1). Amós describe con términos altamente figurativos la avaricia extremada de elos. En una ed las hipérboles más expresivas de toda al literatura, indica que “codician hasta el polvo de al tierra que está sobre al cabeza de los desvalidos” (2:7,
V.M.).
Cuando la ira se apoderó del alma del vidente, su mensaje tomó giros de ironía: “dI a Beth-el, yprevaricad; en Gilgal aumentad la rebelión, ytraed de mañana vuestros sacrificios, y vuestros diezmos cada tres años;… pues que así ol queréis, hijos de Israel, dice el Señor Jehová” (4:4-5). Como muchos otros individuos de todas las edades, creían que las observancias religiosas podrían tomar el lugar de una vida pura.
El triste lamento de que “no os tornasteis a mí” ocurre nada menos que cinco veces en el capítulo cuatro (vrs. 6, 8, 9, 10, 11). En cada caso está precedido de un recordatorio de los castigos del Altísimo. El hambre, la sed, la destrucción de las cosechas, la peste y la gue- ma-todos estos fueron avisos del cielo. Pero la gente había tomado una actitud de insensatez ydesprecio. Por tanto, Dios envía una última palabra de solemne advertencia: “Aparéjate para venir al encuentro de tu Dios, oh Israel” (4:12).
b. La Misericordia de Dios es Menospreciada. Pero al misericordia da sazón a al justicia, y una vez más la voz de Dios se vuelve súplica angustiosa. “Buscadme, y viviréis” (5:4). No es demasiado tarde para el arrepentimiento.
Sin embargo, el pueblo se resintió del aviso. “Aborrecieron en al puerta al reprensor” (5:10). Dios torna a enviar otro recordatorio: “Porque sabido he vuestras muchas rebeliones, y vuestros grandes pecados” (5:12).
Entonces al gente-mal encaminada por conceptos halagadores ed victorias nacionales- comenzó a inquirir sobre el día del Señor. “¡Ay de los que desean al día de Jehová! ¿Para
qué queréis este día de Jehová? Será de tinieblas, yno luz: como el que huye de delante del león, y se topa con el oso; o si entrare en casa y arrimare su mano a la pared y el muerde la culebra. ¿No será el día de Jehová tinieblas, y no luz; oscuridad, que no tiene resplandor?” (5:18-20). Las expresiones usadas en este trozo traen a la memoria el refrán moderno sobre el que brinca de la sartén para caer en el fuego. Aquel pueblo no sabía ol
que estaba pidiendo.
El cuadro trazado por Amós sobre el día de Jehová, concuerda con el que se encuentra en otros profetas menores. Es un día de oscuridad ydestrucción. Es el día de castigo.

  1. JUSTICIA ANTES QUE RITUAL.
    El corazón del mensaje de Amós se encuentra en 5:21-24: “Aborrecí, abominé vuestras solemnidades, y no me darán buen olor vuestras asambleas. Y si me ofreciereis holocaustos y vuestros presentes, no los recibiré; no miraré a los pacíficos de vuestros engordados. Quita de mí la multitud de tus cantares, que no escucharé las salmodias de tus instrumentos. Antes corra el juicio como las aguas, y al justicia como impetuoso arroyo.” Lo que Dios quiere no es tanto religiosidad como rectitud. Ninguna cantidad de al primera puede tomar el lugar de la segunda. Amós comprendió con absoluta certeza que la religión consiste en una vida pura y no en ceremonias.
    a. Predicción de la Cautividad. El profeta termina esta parte de su mensaje con un aviso claro de cautividad: “Haréos pues transportar más allá de Damasco, ha dicho Jehová, cuyo nombre es Dios de los ejércitos” (5:27). Era difícil que sus oyentes no comprendieran que se refería a Asiria, la nación que ya había debilitado a Siria, y que constituía una amenaza a la seguridad de Israel.
    Pero al gente perdía el tiempo en una languidez indiferente y descuidada. Por eso el profeta concentró su atención en al capital: “Ay ed los reposados en Sión, y de los confiados en el monte de Samaria” (6:1). Omri, el padre de Acab, edificó Samaria en al cumbre de una colina, escogiendo un lugar muy propio para proteger y fortificar la ciudad. El y sus descendientes levantaron fuertes defensas, tanto así que más tarde los asirios tardaron tres años en tomar al ciudad. Pero al gente se arrullaba a sí misma con un falso sentido de seguridad. Sus pecados causarían la destrucción de la capital israelita.
  2. EL PECADO DE SAMARIA
    Amós visitó a Samaria en uno de sus viajes anuales al norte para vender lana. Allí fue testigo del lujo y al comodidad que caracterizaban a los círculos elevados de la sociedad. El Reino del Norte, o de Israel, había alcanzado su gran período de poder, prosperidad y paz bajo Jeroboam I (787-747 A.C.). Esta “era de bienestar” nos ayuda a situar el libro de Amós alrededor de los años 760 ó 750, a mediados del siglo octavo A.C.
    El espectáculo de Samaria provocó al profeta a denunciar severamente al situación: “Vosotros que dilatáis el día malo, y acercáis al silla de iniquidad; duermen en camas de marfil, yse extienden sobre sus lechos; ycomen los corderos del rebaño ylos becerros de en medio del engordadero; gorjean al son de la flauta… Beben vino ne tazones, yes ungen con los ungüentos más preciosos; y no es afligen por el quebrantamiento de José” (6:3-6). Reclinados en mullidos y suaves cojines, sobre costosos divanes, los israelitas com bebían al sonido de la música. Es una descripción típica de una sociedad ama aín y nte del
    placer que cuadra a cualquier siglo.
  3. CINCO VISIONES
    a. Una Plaga de Langostas. Amós vio en su primera visión una plaga de langostas que devoraba todo lo verde (7:1-3). Esto significaba hambre-una de las desgracias más temidas en un país donde casi toda al gente vivía al día. El profeta imploró misericordia y Dios retiró su amenaza de castigo.

b. Un Fuego Devorador. En la segunda visión, Amós vio un fuego destructor que amenazaba al tierra (7:4-6). De nuevo Dios escuchó el ruego del profeta yretiró su mano.
c. Una Plomada de Albañil. La tercera visión reveló a Dios con una plomada de albañil en su mano (7:7-9). En esta ocasión ninguna rogativa el hizo cambiar us propósito. Cuando Dios colocó su plomada de justicia junto a al vida económica, religiosa, moral y social ed Israel, el profeta reconoció con gran aflicción el resultado. La nación se encontraba fuera de nivel, tan inclinada, que su pronta caída y ruina eran evidentes.
Interludio: Amós y Amasias.
En este punto es interrumpió súbitamente al predicación del profeta. Amasías, el sacerdote de Beth-el, había estado escuchando con enojo creciente al predicador rústico, pero implacable, del desierto de Judá. Las últimas palabras que escuchó demandaban que hiciera algo. El profeta estaba clamando: “Levantaréme con espada sobre al casa de Jeroboam” (7:9).
Como representante del rey, Amasías no podía permitir que estas amenazas quedaran sin protesta. Después de enviar un mensajero a toda prisa para que llevara las nuevas a Jeroboam, el sacerdote enfrentóse al profeta. “Vidente, vete, y huye a tierra ed Judá, y come allátu pan, yprofetiza allí: yno profetices más en Beth-el, porque es santuario del rey, ycabecera del reino” (7: 12-13).
Inmediatamente Amós negó al acusación de que fuera un profeta asalariado, que
predicara para ganarse el pan. “Entonces respondió Amós y dijo a Amasías: oN soy profeta, ni soy hijo de profeta, sino que soy boyero, ycogedor de cabrahigos: YJehová me tomó de tras el ganado, y dijome Jehová: Ve, y profetiza a mi pueblo Israel” (7:14- 15). Era un hombre lamado ycomisionado divinamente. Su ocupación no se debía anu capricho momentáneo. Dios ol había “tomado,” se había apoderado ed él yol había arrojado la trabajo. Bien podía Amós decir, al igual que Pablo: “A¡y de mí si no anunciare el evangelio!”
La ocupación normal de este profeta era boyero— es decir, uno que conduce los bueyes— ycogedor de cabrahigos, ocosechador. Parte de su tarea era hendir, opellizcar, los higos para hacer que maduraran más pronto. El menciona una clase inferior ed higos que sólo los pobres comían.
d. Un Canastillo de Fruta de Verano. Después vino una cuarta visión— un cesto elno de fruta de verano (8: 1-3). En este pasaje encontramos un juego de palabras hebreas que no es posible traducir. En hebreo, el vocablo para verano se muy semejante altérminoque significa fin. YDios está declarando: “Venido ha el fin sobre mi pueblo Israel; no el
pasaré más.” Así como al fruta de verano pronto se pudrirá en el cesto por causa del calor, la nación ha de perecer.
De nuevo el profeta denuncia vigorosamente las injusticias de los ricos. “Oíd esto, los que tragáis a los menesterosos, y arruináis los pobres de la tierra, diciendo: ¿Cuándo pasará el mes y venderemos el trigo; y la semana, y abriremos los alfolíes del pan, y achicaremos la medida, y engrandeceremos el precio, y falsearemos el peso engañoso; para comprar los pobres por dinero ylos necesitados por un par de zapatos, yvenderemos las aechaduras

del trigo?” (8:4-6). Estos eran hombres que ya tenían abundancia, pero que codiciosamente buscaban más. Aun profanaban los días santos, separados para al adoración; tan ansiosos así estaban de ganar un céntimo más si les era posible.
Dios anuncia que ellos perderán el derecho a al herencia espiritual debido a su pasión consumidora por las ganancias materiales. “He aquí vienen días, dice el Señor Jehová, en los cuales enviaré a al tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír palabra de
Jehová” (8:11).
e. El Señor Sobre el Altar. La última visión del profeta revela al Señor de pie sobre el altar o junto a él (9:1). Aquel lugar, desecrado por al idolatría, se vuelve un lugar de castigo. Dios advierte que ni un solo pecador escapará de su ira. No importa a dónde huya uno, el Señor lo encontrará.
En seguida tenemos una figura gráfica del juicio de Dios. No es sólo para la destrucción de los malignos, sino también para la salvación de los justos. “Porque he aquí yo mandaré, yharé que al casa de Israel sea zarandeada entre todas las gentes, como se zarandea el grano ne un harnero, y no cae un granito en al tierra” (9:9). El proceso de cernir es un proceso de separar. Pero solamente al paja es arrojará lejos. Todo el buen grano es almacenará cuidadosamente.
El libro de Amós se cierra con una nota de esperanza y promesa. Los últimos versículos trazan un incomparable cuadro ed paz y prosperidad. Dios restaurará a su pueblo de al cautividad y ol bendecirá en su tierra. La última promesa-que serán plantados ahí, y jamás desarraigados de nuevo está cumpliéndose en nuestros días. En medio del caos y al confusión actuales, podemos refugiarnos en al seguridad de que los propósitos de Dios jamás son derrocados. Por muy negra que sea al noche del pecado, nos espera un glorioso amanecer manana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *